miércoles, 3 de diciembre de 2014

LA ULTIMA CRUZADA. LA II REPUBLICA Y, LA "TRANSICION".


 La persecución religiosa que sufrió la Iglesia católica en España, no se dio como un resultado de la guerra civil; muy por el contrario, fue, desde el principio de la república; ya que la primera etapa va desde el mes de mayo de 1931 (justo un mes después de ser proclamada la II República), con la quema de iglesias y conventos, hasta el 18 de julio de 1936, y desde ésta fecha hasta el 31 de marzo de 1939, ósea el tiempo que duró la Cruzada de Liberación Nacional.
Obispos, sacerdotes, seminaristas, hombres y mujeres de Acción Católica y otros seglares que entregaron sus vidas por amor a Dios, o civiles que solo practicaban su religión; fueron las principales víctimas de esta persecución, comparada solo con la que sufrieron los primeros cristianos en la Roma pagana.
Se omiten las acciones represivas de tipo político y social (habidas tanto en zona roja como en la “nacional”), ya que estas no tuvieron carácter antirreligioso, aunque estas acciones pusieron en evidencia el tipo de odio con que luchaban.
Se recogen aquí una serie de testimonios, que dan a conocer una parte republicana (masona, anticlerical), de la historia contemporánea de España.

El cardenal Vicente Enrique y Tarancón, que vivió aquellos tristes hechos de la guerra civil, dejó una frase lapidaria: "Los rojos pretendían descristianizar a España: era obligatorio empuñar las armas en defensa de la fe [...]. Los rojos, pretendían, además, hacer de España un satélite de Rusia".

Andrés Nin, jefe del POUM, en un discurso pronunciado en Barcelona el 8 de agosto de 1936, no tuvo inconveniente alguno en declarar: “Había muchos problemas en España... El problema de la Iglesia... Nosotros lo hemos resuelto totalmente, yendo a la raíz: hemos suprimido los sacerdotes, las iglesias y el culto".

El secretario general de la sección española de la III Internacional, José Díaz, afirmaba en Valencia el 5 de marzo de 1937: "En las provincias en que dominamos, la Iglesia ya no existe. España ha sobrepasado en mucho la obra de los soviets, porque la Iglesia, en España, está hoy día aniquilada".

Al ser preguntado el Presidente de la Generalitat de Cataluña,Lluís Companys, a finales de agosto de 1936, por una periodista de L'Oeuvre, sobre la posibilidad de reanudar el culto católico, respondió: "¡Oh!, este problema no se plantea siquiera, porque todas las iglesias han sido destruidas".

El diario socialista-anarquista, Solidaridad Obrera, el 15 de agosto de 1936, incitaba en estos términos: "Hay que extirpar a esa gente. La Iglesia ha de ser arrancada de cuajo de nuestro suelo", y en el número correspondiente al 25 de mayo de 1937, publicaba lo siguiente: "¿Qué quiere decir restablecer la libertad de cultos? ¿Qué se puede volver a decir misa? Por lo que respecta a Barcelona y Madrid, no sabemos dónde se podrá hacer esta clase de pantomimas. No hay un templo en pie, ni un altar donde colocar un cáliz... Tampoco creemos que haya muchos curas por este lado... capaces de esta misión".

En la Comisaría de Policía de Bilbao fue hallado un documento con los sellos de la CNT y de la FAI, fechado en Gijón en octubre de 1936, en el que se decía textualmente: "Al portador de este salvoconducto no puede ocupársele en ningún otro servicio, porque está empleado en la destrucción de iglesias”.
Manuel de Irujo Ollo, dirigente del PNV, ministro sin cartera (septiembre 1936-mayo 1937) en los dos Gobiernos de Largo Caballero, y ministro de Justicia en el gabinete de Negrín (18 de mayo de 1937), que en una reunión del gobierno celebrada en Valencia el 9 de enero de 1937, presentó el siguiente Memorándum sobre la persecución religiosa: "La situación de hecho de la Iglesia, a partir de julio pasado, en todo el territorio leal, excepto el vasco, es la siguiente:                                                                                                             a) Todos los altares, imágenes y objetos de culto, salvo muy contadas excepciones, han sido destruidos, los más con vilipendio.                                       b) Todas las iglesias se han cerrado al culto, el cual ha quedado total y absolutamente suspendido. 
c) Una gran parte de los templos, en Cataluña con carácter de normalidad, se incendiaron.                                                                                                             d) Los parques y organismos oficiales recibieron campanas, cálices, custodias, candelabros y otros objetos de culto, los han fundido y aun han aprovechado para la guerra o para fines industriales sus materiales.                                        e) En las iglesias han sido instalados depósitos de todas clases, mercados, garajes, cuadras, cuarteles, refugios y otros modos de ocupación diversos, llevando a cabo -los organismos oficiales los han ocupado en su edificación obras de carácter permanente.                                                                                         f) Todos los conventos han sido desalojados y suspendida la vida religiosa en los mismos. Sus edificios, objetos de culto y bienes de todas clases fueron incendiados, saqueados, ocupados y derruidos.                                                       g) Sacerdotes y religiosos han sido detenidos, sometidos a prisión y fusilados sin formación de causa por miles, hechos que, si bien amenguados, continúan aún, no tan sólo en la población rural, donde se les ha dado caza y muerte de modo salvaje, sino en las poblaciones. Madrid y Barcelona y las restantes grandes ciudades suman por cientos los presos en sus cárceles sin otra causa conocida que su carácter de sacerdote o religioso.                                                                h) Se ha llegado a la prohibición absoluta de retención privada de imágenes y objetos de culto. La policía que practica registros domiciliarios, buceando en el interior de las habitaciones, de vida íntima personal o familiar, destruye con escarnio y violencia imágenes, estampas, libros religiosos y cuanto con el culto se relaciona o lo recuerda.
La publicación catalana, L'Esquella de la Torratxa, en julio de 1937 proclamaba: “¡Ya vivimos tranquilos! Porque hemos matado a todos los curas, a todos los que parecían curas, y a todos aquellos que nos parecían curas”.

El historiador Stanley G. Payne escribe, a propósito del "furor rojo", que "éste no fue el producto ciego y espontáneo de la furia popular, sino que fue ejercido por pequeños grupos de los partidos revolucionarios que se constituyeron específicamente para esta tarea, con la aprobación en muchos casos, y la iniciativa algunas veces, de los dirigentes de las organizaciones. Tampoco todas las 'escuadras de la muerte' estaban constituidas por elementos de las organizaciones revolucionarias. En Madrid, por ejemplo, algunas fueron organizadas como unidades regulares de policía, dependientes del Ministerio de la Gobernación, dirigido por la Izquierda Republicana durante los meses de julio y agosto de 1936". Dicho Ministerio "apenas hizo nada, de julio a septiembre de 1936, por detener el terror... En Madrid, nunca se apeló a las unidades de policía todavía disponibles para defender a las víctimas del terror. En Barcelona, Companys ni siquiera se atrevió a proteger a su propio ministro de Orden Público, Federico Escofet, ex capitán del ejército, a quien la FAI obligó a huir a Francia por haberse manifestado públicamente contra el terror". "El terror en España se parecía al de la guerra civil rusa en cuanto, en ambos casos, el clero fue una de las víctimas principales de la violencia. La persecución de la Iglesia católica fue la mayor jamás vista en Europa occidental, incluso en los momentos más duros de la Revolución francesa... Los anarquistas tenían la reputación de ser los más violentos anticlericales entre los revolucionarios, pero hubo también matanzas en zonas, como el centro-sur, en que los anarquistas eran débiles... Los socialistas no se mostraron renuentes a hacer su aportación a la hecatombe".

El británico Hugh Thomas, en su libro La Guerra Civil española 1936-1939, escribe: "posiblemente en ninguna época de la historia de Europa, y posiblemente del mundo, se ha manifestado un odio tan apasionado contra la religión y cuanto con ella se encuentra relacionado".
El 11 de diciembre de 1937, presentaba sus cartas credenciales al presidente Azaña el nuevo embajador de Francia en Barcelona, Erik Pierre Labonne, protestante, profundamente religioso y gran entusiasta de la causa republicana. El nuevo embajador dirigió el 16 de febrero de 1938 un extenso informe a su ministro de Asuntos Exteriores. Se lamentaba de que "la actitud de la España republicana en materia religiosa fuera una verdadera paradoja" y explicaba así la situación que había encontrado: "¡Qué espectáculo!... desde hace cerca de dos años y después de afrentosas masacres en masa de miembros del clero, las iglesias siguen devastadas, vacías, abiertas a todos los vientos. Ningún cuidado, ningún culto. Nadie se atreve a aproximarse a ellas. En medio de calles bulliciosas o de parajes desiertos, los edificios religiosos parecen lugares pestíferos. Temor, desprecio o indiferencia, las miradas se desvían. Las casas de Cristo y sus heridas permanecen como símbolos permanentes de la venganza y del odio. En las calles, ningún hábito religioso, ningún servidor de la Iglesia, ni secular ni regular. Todos los conventos han sufrido la misma suerte. Monjes, hermanas, frailes, todos han desaparecido. Muchos murieron de muerte violenta. Muchos pudieron pasar a Francia gracias a los meritorios esfuerzos de nuestros cónsules, puerto de gracia y aspiración de refugio para tantos españoles desde los primeros días de la tormenta. Por decreto de los hombres, la religión ha dejado de existir. Toda vida religiosa se ha extinguido bajo la capa de la opresión del silencio. A todo lo largo de las declaraciones gubernamentales, ni una palabra; en la prensa, ni una línea. Sin embargo, la España republicana se dice democrática. Sus aspiraciones, sus preocupaciones políticas esenciales, la empujan hacia las naciones democráticas de Occidente. Su Gobierno desea sinceramente, así lo proclama, ganar la audiencia del mundo, hacer evolucionar a España según sus principios y siguiendo sus vías. Como ellas, se declara partidario de la libertad de pensamiento, de la libertad de conciencia, de la libertad de expresión. Hace mucho tiempo ha aceptado el ejercicio del culto protestante y del culto israelita. Pero permanece mudo hacia el catolicismo y no lo tolera en absoluto. Para él, el catolicismo no merece ni la libre conciencia, ni el libre ejercicio del culto. El contraste es tan flagrante que despierta dudas sobre su sinceridad, que arrastra el descrédito sobre todas sus restantes declaraciones y, hasta sobre sus verdaderos sentimientos. Sus enemigos parecen tener derecho a acusarle de duplicidad o de impotencia. Como su interés, como infinitas ventajas le llevarían con toda evidencia a volverse hacia la Iglesia, se le acusa sobre todo de impotencia. A pesar de sus denegaciones, a pesar de todas las pruebas aducidas de su independencia y de su autonomía, se le cree ligado a las fuerzas extremistas, a los ateísmos militantes, a las ideologías extranjeras. Si fuera verdaderamente libre, se dice, si su inspiración e influencias procedieran efectivamente de Inglaterra o, de Francia, ¿cómo ese Gobierno no ha atemperado el rigor de sus exclusivismos, olvidando su venganza, y reniega de su ideología?"
La persecución se desarrolló con toda crueldad, y así los asesinatos estuvieron precedidos de torturas, tanto psicológicas como físicas, con mutilaciones, golpes, insultos, violaciones, etc. Según SS Pío XI, todo ello se hizo "con un odio, una barbarie y una ferocidad que no se hubiera creído posible en nuestro siglo".

Otras de las terribles escenas de esa vorágine antirreligiosa fueron las innumerables ejecuciones en masas, sin discriminación de sexo, edad o condición de las víctimas, sin ninguna connotación política o social que pudiera, si no justificarlas, por lo menos explicarlas. En los meses de julio y agosto de 1936 ocurrieron casos bien significativos de esos asesinatos masivos, tales como los ocurridos
En Barbastro (Huesca) donde ejecutaron a Los “Beatos Mártires Claretianos de Barbastro”; 51  misioneros claretianos fueron martirizados y asesinados por milicianos comunistas y anarquistas en el inicio de la guerra civil.
En Barcelona asesinaron juntos a 45 hermanos maristas, 39 de la congregación de San Gabriel y siete monjes de Montserrat.
En el cementerio de Lérida, fueron asesinados a la vez 74 sacerdotes diocesanos.
En Calafell, población costera de la provincia de Barcelona, quince hermanos de San Juan de Dios fueron inmolados por no haber querido abandonar a los enfermos del Hospital Marítimo de dicha población.
En Rafelbuñol (Valencia), los nueve hijos de un matrimonio muy católico fueron asesinados a la vez, y en la misma diócesis fueron ejecutadas 17 hermanas de la Doctrina Cristiana.
En El Escorial fueron inmolados juntos 51 agustinos.

Fue una persecución anticristiana y anticatólica, ya que matando a los sacerdotes, creían eliminar todo lo sagrado. De ahí los sacrilegios, profanando la Eucaristía, disparando contra el Santísimo Sacramento, bebiendo con cálices, esparciendo y pisando por las calles las Sagradas Formas, destrozando todo lo que tuviese un carácter sacro, tesoros artísticos e históricos, retablos, imágenes de grandes escultores, tapices, custodias, vasos…
El 20 de julio de 1936, por Radio Barcelona se dio la siguiente consigna: "Hay que destruir la Iglesia y todo lo que tenga rastro de ella. ¿Qué importa que las iglesias sean monumentos del arte? El buen miliciano no se detendrá ante ellos. Hay que destruir la Iglesia".
Fue tan impresionante la destrucción del patrimonio histórico-artístico eclesiástico y de toda clase de bienes de la Iglesia, que la revista francesa L'Illustration del 5 de febrero de 1938, escribía lo siguiente: "Su carácter religioso es precisamente lo que desencadenó un vandalismo destructor contra esas grandes obras de arte. Las degradaciones, mutilaciones, profanaciones que en ellas contemplamos manifiestamente, no son debidas a ninguna acción de guerra... Esas obras de arte, casi en su totalidad, han sido reducidas al estado en que se hallan, de una manera voluntaria, sin objetivo alguno militar, lejos de la zona de combate, y aun a menudo, en momentos en que el Gobierno tenía pleno dominio de las regiones en que se hallaban... Los vándalos no han obrado por un inconsciente y brusco frenesí. Han obedecido órdenes recibidas de los comités".
Es necesario dejar bien claro, una vez más, que la razón única de muchas condenas fueron por ser cura, religioso o monja, aunque hubiesen sido bienhechores de pobres y necesitados, de enfermos y de ancianos.
Para corroborar el fin que persiguieron los socialistas, anarquistas, comunistas, separatistas y demás gente izquierdista con su salvaje persecución, basta leer algunas notas aparecidas en la prensa roja, en el primer año de la contienda:
Solidaridad Obrera (26 de julio de 1936). "No queda ninguna iglesia ni convento en pie, pero apenas han sido suprimidos de la circulación un dos por ciento de los curas y monjas. La hidra religiosa no ha muerto. Conviene tener esto en cuenta y no perderlo de vista para ulteriores objetivos".
Diario de Barcelona (órgano de ERC), (16 de agosto de 1936)."Creemos son exagerados los escrúpulos que hacemos ante la quema de las iglesias. Vale la pena sacrificar el poco patrimonio que eso pueda representar pues si dejamos en pie los templos, a la larga volverán a salir las procesiones".
La Batalla (diario en manos del POUM), (19 de agosto de 1936). "No se trata de incendiar iglesias y de ejecutar a los eclesiásticos, sino de destruir a la Iglesia como institución social".

Un testimonio de gran valor es el que dejó reflejado Salvador de Madariaga sobre la persecución religiosa, aun haciendo constar sus discrepancias con el Franquismo y con la propia Iglesia española. Dice así: "Nadie que tenga a la vez buena fe y buena información puede negar los horrores de esta persecución. Que el número de sacerdotes asesinados haya sido dieciséis mil o mil seiscientos, el tiempo lo dirá. Pero que durante meses y años bastase el mero hecho de ser sacerdote para merecer pena de muerte ya de los muchos tribunales más o menos irregulares que como hongos salían del pueblo, ya de revolucionarios que se erigían a sí mismos en verdugos espontáneos, ya de otras formas de venganza o ejecución popular, es un hecho plenamente confirmado. Como lo es también el que no hubiera culto católico de un modo general hasta terminada la guerra, y que aún como casos excepcionales y especiales, sólo ya casi terminada la guerra hubiera alguno que otro. Como lo es también que iglesias y catedrales sirvieran de almacenes, mercados y hasta en algunos casos de vías públicas incluso para vehículos de tracción animal”.
Que estos testimonios sirvan para esclarecer que es históricamente falso, que estos destructores eran grupos de incontrolados; Estas personas que desencadenaron su furor contra la Iglesia, fueron incitados, por el anticlericalismo fomentado desde el Gobierno y radicalizados desde la victoria (el 16 de febrero de 1936), del Frente Popular

Estos testimonios, son recogidos de libros de historia y, de blogs de internet.                                                                                                                 Yo me quedo con Historia de la segunda República de Eduardo Comin Colomer




Los legítimos herederos de Franco. Cometieron la más alta traición que, jamás se haya materializada en nuestro suelo Patrio. No es que traicionaran al Caudillo después de muerto, aunque ya llevaban años conspirando. Traicionaron a Dios, la Patria sin paliativos, al reconocer, darles halagos y, reconocimientos. No solo a los autores materiales e intelectuales de ese genocidio, si no a sus descendientes, sin que estos mostrasen arrepentimiento alguno.Y, lo que es peor. Los pastores de la Iglesia, en un acto de traición a su Fe, finalmente repudiaron al Libertador Francisco Franco, para en un acto colectivo ignominioso, abrazar y, dar cobijo a los verdugos, prestarles las iglesias, convento y, otras instalaciones que Franco reconstruyo o, hizo de nuevo, para conspirar contra el hijo más grande y, santo que haya tenido la Iglesia. Dichos actos, cometidos por eminencias, sacerdotes y, religiosos. Constituyen un acto de ayuda y, complicidad, para derribar de nuevo a la propia institución sagrada.
Es evidente de que en España ha resurgido de nuevo la persecución religiosa. Los enemigos declarados de nuestra tradicional fe. En esta ocasión no han necesitado derribar, ni incendiar templos. Han sido los propios consagrados quienes han incendiado las iglesias. "El humo de Satanás ha penetrado en la Iglesia", declaraba el Papa Pablo VI.
Esa herejía, sacrilegio de los mismos miembros de la Iglesia. Junto a la traición y, el perjurio de los herederos políticos del Caudillo. Humillando hasta el extremo de tantos miles de mártires religiosos y, seglares que dieron su vida por Dios y, por España. Esto nos sitúa de nuevo al inicio. Ha regresar a la más funesta época de nuestra Historia. Peor aún, porque el enemigo esta dentro. 


Aquella inacaba transición que, fue nefasta en todos los ordenes y, nada modélica. Con las más altas traiciones y, perjurios colectivos. Tenia necesariamente que acabar de la peor de las maneras. Estamos cosechando lo que se sembró. Los frutos de aquella funesta República que, solo nos trajo; miseria, hambre, división, desesperanza, paro, esclavitud, violencia, persecución, destrucción y, muerte. Estamos asistiendo al principio del fin de España como nación y, de la Fe que, tan generosamente evangelizamos a medio mundo y, ese "pecado", los hijos de las tinieblas, nunca nos han perdonado. Y, ahora con la muerte de nuestro Libertador, una monarquía re-instaurada por él y, una clase política que se encumbro bajo su capitanía, se han convertido en los ejecutores materiales, de nuestra autodestrucción. No han comprendido que nada es posible sin Dios.  

Emilio Utgés

martes, 18 de noviembre de 2014

LA VERDADERA MEMORIA HISTORICA. LAS RAZONES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA.



El chantaje de la “Izquierda”



Las falsedades de la guerra civil española




http://elchantajedelaizquierda.blogspot.com.es/2010/06/el-chantaje-de-la-izquierda-las.html

miércoles, 15 de octubre de 2014

LA AYUDA DE CAMBO A FRANCO

De Francesc Cambó se ha dicho que fue el principal y más inteligente político español hasta la guerra civil; también que fue el mayor político catalán hasta el siglo XX.                                                           
De buscar la autonomía de Cataluña a buscar dinero para el Ejército español. Así se puede resumir, muy brevemente, la vida de Francesc Cambó, quien fuera fundador de la “Lliga Regionalista”.
Aunque en plena II República española, lo que hoy es ERC, gritaba la consigna de “Visca Macià! ¡Mori Cambó!”. Ahora imaginémonos algo: qué Cambó resucita!
Se encontrara a sus descendientes reclamando la independencia de Cataluña, juntos con los dirigentes y militantes de Esquerra Republicana, el mismo partido que en los años 30 no ocultaba su deseo de verle muerto.
Seguramente Cambó, volvería a hacer lo mismo que hizo en 1936: tratar de convencer a la burguesía catalana de que había que apoyar una solución de orden.
Cambó, como el resto de la burguesía de Barcelona, apoyó el pronunciamiento del capitán general de Cataluña, Miguel Primo de Rivera, en 1923, para acabar así con el “pistolerismo”.                                 
Tampoco le desagradó el advenimiento del régimen republicano, porque esperaban la concesión de una amplia autonomía. Pero, a medida que las huestes de Lluís Companys y, Josep Dencás se apoderaban de las calles y las urnas. Y la izquierda española se radicalizaba, los burgueses de la “Lliga Regionalista” se olvidaron de sus antojos catalanistas.
La sublevación militar contra el Gobierno del Frente Popular en julio de 1936, no le pilla desprevenido, ya que el político se encontraba a bordo de un crucero en su yate Catalonia en el mar Adriático, inmediatamente tomó partido por los generales rebeldes.                                                                       
¿Estaba Cambó al tanto de la conspiración? El ABC de Madrid, ocupado y controlado por la UGT, publicó el 31 de julio de 1936 un breve sin firma y de tono supuestamente irónico en el que se decía: “Días antes de producirse el movimiento faccioso, el secretario general de la Lliga trasladó a Londres algunas de las obras de arte de su propiedad, valoradas en siete milloncetes de pesetas. En seguida, Cambó se embarcó en su yate ‘Catalonia’, acompañado del consejero regidor del Ayuntamiento de Barcelona, Javier Calderó, y, según nuestros informes, deben estar en pleno Adriático”.
Uno de los estudiosos de la figura de Cambó, Borja de Riquer (hijo de un requeté catalán que prosperó en el franquismo), recuerda que Cambó respondía así a quienes le preguntaban qué hacer en la guerra: “Los que estén en edad militar, que se alisten; los que no, que den dinero”.
Dinero para "ajudar el triomf de l’exèrcit"
En la biografia de otro “regionalista” Ferran Valls i Taberner(Diputado de la “Lliga”) titulada: “Un politic per a la cultura catalana” (Ariel, Barcelona, 1970), el biógrafo da a conocer una carta que Cambó le envía el 15 de septiembre de 1936, en ella Cambó pide a Valls que busque dinero entre sus amistades catalanas, incluso divisas (francos, libras y liras), para "ajudar el triomf de l’exèrcit".
Cambó incluso señala objetivos, la familia Larrañaga, que vive en Montecarlo, con casi toda su fortuna fuera de España; le pregunta a Valls si la conoce y le pide que haga una gestión para que hagan "un donativo en relación con su fortuna". Indica que el dinero debe enviarse al embajador (de España en Francia) Dn. José Quiñones de León si se trataba de francos franceses; a este diplomático, representante oficioso de los nacionales en París, Cambó le había entregado ya 10.000 libras esterlinas. Y añade que si Valls consigue algún donativo se lo comunique para que él a su vez se lo diga "al Govern de Burgos".    
La carta contiene insultos a artistas como Pau Casals y  Lluís Millet, a los que califica de “exemples de covardia” por elogiar a los anarquistas de la FAI, que entonces mataban y saqueaban.                                                                                                                                             
Cambó era uno de los hombres más ricos de España y dio mucho dinero al bando  Nacional: montó un aparato de propaganda en Francia, organizó servicios de espionaje (para lo que contó con el periodista Josep Pla, el mejor escritor en lengua catalana del siglo XX) y hasta una red de sobornos para rescatar a amigos suyos presos en las cárceles de la Generalitat de Lluís Companys, de Esquerra Republicana (ERC), su gran enemigo en el catalanismo.
Fue Cambó quien organizó en Francia el más completo y eficaz sistema de apoyo político y cultural a la causa de Franco, a la que dedicó todas sus energías y una buena parte de sus grandes recursos económicos. Pagó con su gran fortuna el establecimiento en octubre de 1936 de una oficina de propaganda y prensa en París, cuyo presupuesto mensual se calculó en 140.000 francos, a fin de elaborar un boletín de información para contrarrestar el del Gobierno de Valencia y sus simpatizantes socialistas y comunistas. Ese boletín, que se enviaba a periodistas, intelectuales y políticos, tenía un tiraje de más de 70.000 ejemplares mensuales en 1938.
A éste se unió la revista quincenal Occident, en la que escribieron los más prestigiosos intelectuales españoles de la época, como los republicanos desencantados José Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Ramón Pérez de Ayala y Ramón Menéndez Pidal, junto con otros como Manuel Machado y Manuel de Falla.
Con ese dinero recaudado por Cambó se pagaron las armas y los soldadas del Ejército que el 26 de enero de 1939 entró en Barcelona (antes que en Madrid), sin que nadie le opusiese resistencia.
Ciertamente, no es mucha casualidad que Cambó pusiese mar de por medio poco antes de la sublevación. Lo cierto es que su exilio voluntario le salvo de una muerte segura en Cataluña.
El domicilio de Cambó fue saqueado por las turbas anarquistas, su mobiliario acabó arrojado a la calle y quemada su biblioteca.
Pese a su colaboración con el bando sublevado, Cambó jamás regresó a España una vez acabada la guerra, a diferencia de otro famoso financiero que entregó dinero a los nacionales, como fue Juan March.
Murió en Buenos Aires en 1947. La razón de este peculiar exilio la explica también Solé Tura: “Es cierto que entre algunos militares sublevados y  falangistas Cambó no gozó de mucho predicamento. Muchos de ellos desconfiaban de él porque lo conocían como un nacionalista catalán y lo veían como un oportunista”.
Incluso, se llegó a afirmar que el apoyo de Cambó a Franco contribuiría a reducir las represalias de éste contra Cataluña al terminar la guerra.                                                                                                             
Sea como fuere unos y otros coincidían en un mismo objetivo: “aplastar a la izquierda, como requisito indispensable para organizar el futuro de España”.
Curiosamente en 1997, en las conmemoraciones del cincuentenario del fallecimiento de Cambó, se ocultó por completo su colaboración con los militares sublevados en contra del Frente Popular
Y ahora los descendientes de Cambó, tanto ideológicos como familiares, están en la revolución, haciendo posible que Esquerra vuelva a ser el partido más votado de Cataluña.

Hay que se niegan a aprender historia.

Martin Nieto

lunes, 30 de junio de 2014

USA: TRIUNFO PRO-VIDA CONTRA EL OBAMACARE

NOTICIAS GLOBALES, Año XVII. Número 1109, 14/14. Gacetilla n° 1224. Buenos Aires, 30 junio 2014.
1224) USA: TRIUNFO PRO-VIDA CONTRA EL OBAMACARE. Fuentes: Propias; Life Site y Life News. Por Juan C. Sanahuja
La Corte Suprema resuelve a favor de la libertad religiosa el caso Hobby Lobby
En la mañana del 30-06-14, la Corte Suprema decidió que la empresa Hobby Lobby no puede ser obligada a pagar seguros para sus empleados que cubran contraceptivos y drogas que potencialmente inducen el aborto. La decisión fue tomada por 5 votos contra 4.
La administración de Obama estaba tratando de obligar a Hobby Lobby y a miles de empresas y organizaciones cuyos dueños son pro-vida, a que cumplieran con el “mandato contraceptivo”, que obliga a las empresas a pagar seguros para sus empleados que incluyan anticonceptivos y drogas abortivas.
Dice la Corte que la Religious Freedom Restoration Act de 1993 (RFRA) permite a las corporaciones como Hobby Lobby mantener su perspectiva religiosa y a la vez hacer negocios. "Los términos de la RFRA son claros. El Congreso no discrimina contra los hombres y mujeres que desean manejar su negocio con fines de lucro en la forma requerida por sus creencias religiosas”.
El presidente del Tribunal Supremo John Roberts y los jueces Samuel Alito, Antonin Scalia, Clarence Thomas y Anthony Kennedy, votaron a favor de la libertad religiosa en los casos Burwell v. Hobby Lobby Stores Inc. (antes Sebelius v. Hobby Lobby Stores Inc.) y Conestoga Wood v. Burwell. Votaron por la minoría, contra la libertad religiosa:Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor, Stephen Breyer y Elena Kagan.
La cadena Hobby Lobby, con más de 500 sucursales en 41 estados, se enfrentó a una multa de 100 dólares por día por empleado o sea 1.3 millón de dólares en multas diarias por violar el “mandato contraceptivo” (U.S. Department of Health and Human Services -HHS- mandate in the Affordable Care Act).
La decisión sobre Hobby Lobby sólo se aplica a las empresas, como Conestoga Wood Specialties, la cual tenía en la Corte Suprema un caso similar. Los grupos sin fines de lucro, como Sacerdotes por la Vida, todavía están esperando una decisión sobre su derecho a optar por el mandato.
Las empresas, sean con o sin fines de lucro, consideran que la ley sólo les da a elegir entre elevadas multas o “ser cómplices de algo intrínsecamente malo”. FIN, 30-06-14
Ver entre otros:

______________________________
NOTICIAS GLOBALES es un boletín de noticias sobre temas que se relacionan con la PROMOCIÓN Y DEFENSA DE LA VIDA HUMANA Y LA FAMILIA. Editor: Pbro. Dr. Juan Claudio Sanahuja; E-mail: noticiasglobales@noticiasglobales.org ;http://www.noticiasglobales.org ;
Citando la fuente y el nombre del autor, se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos contenidos en cada número del boletín.
________________________